martes, 25 de mayo de 2010

Cuento: El niño sucio

Cuento creado para trabajar hábitos de higiene personal con niños y niñas de infantil.



EL NIÑO SUCIO

Timy era un niño muy nervioso. Se pasaba el día haciendo travesuras en su casa y en el cole y no paraba ni un momento. A Timy no le gustaba bañarse, no cuidaba su aspecto personal, por eso, en el colegio, muchos niños y niñas se alejaban de él quejándose porque casi siempre olía mal. A Timy no le importaba quedarse solo y si los maestros le preguntaban el porqué de esa situación, él siempre contestaba:

-No me importa, estoy mejor solo.

La madre de Timy, que era una mujer muy limpia y aseada, se pasaba todo el día regañando a Timy para que se lavase, aunque casi nunca lo conseguía.

Era tan “marrano” que un día la nariz de Timy llamó a la boca.

-¡Oye amiga boca!, ¿qué te parece la actitud que está tomando Timy últimamente?.

La boca le contestó:

-Mira nariz, yo ahora lo estoy pasando muy mal. Hace más de un mes que Timy no se cepilla los dientes, por eso tengo restos de comida por todos los rincones y como es de hace tantos días, pues huelo fatal, además, mi lengua se está poniendo blanca y mis dientes empiezan a tomar un color oscuro. Ahora le ha dado por comer chucherías y mucho chocolate.

-¡Qué horror!.

-Sí, pues eso no es nada, a mí ya me están empezando a salir caries y mis preciosos dientecillos se están estropeando. Si esto sigue así, se me caerán todos. ¡Estoy tan triste!.

-A mí tampoco me trata mejor- le contestó la nariz- ya no se suena con pañuelo y cuando tengo moquitos, se empieza a meter los dedos una y otra vez hasta que acabo sangrando. Todos los días me hace una herida con sus enormes y afiladas uñas, y como no se las lava ni se las corta, las lleva tan largas, y tan sucias, que las heridas las tengo infectadas, por eso, estoy empezando a inflamarme y tengo tanto dolor. Si esto sigue así ¿qué pasará conmigo?.

- Pues eso no es todo amiga nariz. Si alguna vez Timy bebe algo bueno para su salud, como un vaso de leche, se lo toma tan caliente, que me quema entera, y paso una temporada enferma. En otras ocasiones, se toma los alimentos tan fríos, que se me congelan hasta las encías y, ¡es tan desagradable!.

- Yo creo que nos maltrata demasiado....

Estaban hablando tranquilamente cuando sintieron una vocecita que les gritaba:

- Yo tampoco recibo un trato mucho mejor que el vuestro.

-¿Quién está hablando? – preguntaron la nariz y la boca enseguida.

- Soy yo, la oreja- contestó.

- Y, ¿a ti, qué te pasa?- le preguntó la nariz.

- Hablad más fuerte, que no os oigo.

- ¿Qué a ti qué te pasa?- gritaron a la vez nariz y boca.

-Pues que Timy, se pasa todo el día metiendo cosas en el oído. Unas veces se mete un lápiz, otras se mete una llave, y muchas otras cosas como: palos, tijeras de punta redonda, hojas de papel, ...¡de todo!, hasta que ya no lo aguanto más y se me explota el tímpano. Por eso cada día estoy más sorda. La mayoría de vuestras conversaciones ya no las oigo y... ¡me estoy quedando sorda!.

-Y, ¿qué os parece si hacemos algo para que Timy tenga más cuidado?- dijo la nariz.

La boca pensó un momento y contestó:

- Os propongo que hagamos un pacto para que Timy se dé cuenta de que nos está maltratando, y de que queremos que empiece a cuidarnos un poquito.

- Estoy de acuerdo- afirmó la oreja- las tres unidas tendremos más posibilidades de conseguirlo.

Así fue como la nariz, la boca y la oreja se pusieron de acuerdo y juntas decidieron que no dejarían pasar por ellas más aire, hasta que Timy prometiese comportarse mejor.

La boca habló con Timy y le dijo que no podría respirar más hasta que no hiciera la promesa de cambiar su conducta con ellas.

Timy, que era el niño más descuidado del planeta, no le dio importancia a sus palabras y siguió jugando sin hacer caso.

Al rato, Timy sintió que le faltaba el aire en sus pulmones y empezó a pensar en lo que le habían dicho. Ya estaba poniéndose colorado por falta de aire y aún así no quería hacer su promesa, pues pensaba que la nariz y la boca se iban a arrepentir y le dejarían respirar.

Se equivocaba, pues ni la nariz ni la boca se iban a echar atrás en su decisión.

Había pasado ya tanto rato que Timy empezaba a sentir que se mareaba . ¡Ya no aguantaba más! Y ...

- ¡Lo prometo!. ¡Lo prometo!- gritaba Timy desesperado- ¡Necesito aire!.


En ese momento, le dejaron respirar y desde ese día, Timy parecía otra persona.

Era el niño más curioso y aseado de todo el colegio. Ahora Timy se comportaba estupendamente y tenía una conducta excelente:

- Se sonaba la nariz con pañuelos limpios.
- Se lavaba las manos antes de comer.
- Procuraba comer pocas chucherías y chocolate.
- Cepillaba sus dientes después de cada comida.
- No se metía nada en los oídos.
- Y , una vez al año acudía voluntariosamente a sus revisiones al dentista y al otorrino.

Se cuidaba tanto que ni la boca, ni la nariz ni la oreja volvieron a quejarse de Timy nunca más.

Y COLORIN COLORADO
ES MEJOR SER ASEADO
Ana Rubio

1 comentario: